lunedì, luglio 11, 2005

carta de Leire a Javier en Piedras

Enhorabuena por ese novio medico que te has echado, no muy guapo, pero con una nariz grande , aficionado a Mafalda como tu y melómano

Pues a ver cuando me hacéis una visita, tu y tu novio, para que os de el visto bueno...

Lisboa es rara, es una ciudad en la que tengo recuerdos de cosas que no he vivido, pero eso me hace ir despacito, más tranquila, con dos dedos, torpe pero acertando las letras que quiero dar, estoy tranquila por fin; al menos no siento que me muero por dentro, eso es bueno, no?.

Y tengo ganas, pequeñas, pero ganas de empezar otra vez y olvidar que esta y cualquier ciudad esta a veces tan triste como yo y notar que estoy cambiando, aunque solo sea un poco, bueno, si es mucho mejor.

¿Has visto que egoístas nos volvemos cuando estamos solos? Espero que tu novio el médico tenga cura para el egoísmo, ¿tú crees que nos enamoramos solo para no estar solos?.Yo creo que me he enamorando de un chico, bueno de su cogote, me encanta el cogote de un conductor de tranvía que no conozco.

Espero que lo que tengas ahora sea lo que siempre soñaste tener, ¿dónde irán los sueños cuando no los conseguimos?, porque a algún sitio tienen que ir, aunque creo que al final los sueños no son más que una excusa, pero una excusa muy gorda; son la excusa para vivir.

Por eso a veces se convierten también en la mirada nostálgica de lo que nunca fuimos; ¡qué putada!,Javier. Asumir que nunca serás lo que siempre deseaste, ni esperarlo siquiera, ¡joder!. Deseo, deseo, deseo.

Quiero con todas mis fuerzas ser feliz y con eso hacer también un poquito felices a los que me rodean, eso es lo que siempre quise.

¡Ay que bien, que bien Lisboa!, Javier.

Beso

10 commenti:

mikgel ha detto...

Esto en la voz de Najwa Nimri suena mejor que leído, pero así, pensando cada palabra, tiene más sentido.

Por cierto, el novio médico era el propio Ramón Salazar, que le gusta un cameo más que a Hitchcok.

besos.

mikgel ha detto...

Esto en la voz de Najwa Nimri suena mejor que leído, pero así, pensando cada palabra, tiene más sentido.

Por cierto, el novio médico era el propio Ramón Salazar, que le gusta un cameo más que a Hitchcok.

besos.

manuel_h ha detto...

es verdad, los sueños pueden ser una excusa para vivir, siempre que no nos los tomemos muy en serio.

Atalan ^__^ ha detto...

Que cierto es TODO...y ¿ que hariamos sin los sueños en esta vida ? Suerte de ellos pues nos ayudan a vivir y a latir...

Pocas veces ocurre que palabras escritas o habaladas te hagan soñar....Ahora siento soñar despierto....es genial...

Además...estoy super deacuerdo con manuel h.

En fin...sed felices...auqnue te visite poco estoy..ya sabes como encontrarme si necesitas algo...!!

Besos a todos...Atalan!!

David ha detto...

Me resulta imposible que no se me salten las lágrimas en esta escena final cada vez que vuelvo a ver Piedras (y van muchas).

Kahlo ha detto...

Me encanta este monólogo, joo.. estoy llorando de la empatía que siento con Leire... :(

Amanda ha detto...

Ah que Leire! no sabes cuántas veces he visto esa parte de la película estos últimos días...

Pues si... yo quiero con todas mis fuerzas ser feliz.

Un abrazo

Anonimo ha detto...

Hola!

He encontrado este blog, intentando localizar el nombre de la melodía (o de su autor) de esta última escena de la peli. Por favor, tengo muchas ganas de saberlo... Gracias!

Anonimo ha detto...

el musico es pascal gaigne y el tema se llama piedras...

claradriel ha detto...

Adoro ese monólogo y esa película...

Sencillamente brillantes.