domenica, marzo 11, 2007

¿volar o arrastrarse a ras del suelo?

No siempre se conoce a uno de esos tíos interesantes, guapos, simpáticos y divertidos. Es raro además conocerlos por internet (exceptuando el mundo blogger) , y en persona más raro aun. Suelen aparecer en de forma anexa en nuestras vidas, de forma casi casual, de rebote. Su mirada limpia solo puede ofrecer una duda, la sempiterna gran duda. Y sus manos seguramente pueden abrazar a mil antes que a mi, de forma lasciva o limpia, a plena luz del sol o en la intimidad que ofrece la oscuridad.
Conozco a muchos homosexuales que se cuelgan de heteros, pero más personas conozco que se cuelgan de quien no siente nada por ellos. Es por eso que en cuanto termine de escribir estas líneas echare el cuerpo a tierra y empezaré a andar a rastras, de forma que las ideas que mi mente genera no me sobrepasen, o al menos intentando no perder inconscientemente la conciencia. Sin perder el tiempo por quien no merece la pena perderlo. Siguiendo en la línea de tranquilidad sentimental en la que ahora me encuentro, y esperando sin prisas, mientras disfruto el momento, a quien parece no querer venir nunca donde yo.
Pero es que quizás merezca la pena perder el tiempo y la cabeza, dejar volar la mente y subir de nuevo a la montaña rusa solo por recordar de nuevo su sonrisa...

8 commenti:

ekiots ha detto...

hay personas que siempre se enganchan de la persona equivocada, de la persona que no le conviene, de algún hijodeputa que siempre hace sufrir, de un canalla... o simplemente de alguien que no se entera....
creo que es inevitable... forma parte de la naturaleza de determinadas personas... otra cosa es ser tan consciente de ello y aún así dejarse llevar... sufrir de amor tiene su punto... pero solo como algo temporal...
besos..

NaT ha detto...

Nada de tirarse al suelo, no no no, tú siempre con la cabeza muy alta.
Me ha sonado triste, pero me ha parecido muy bonito a la vez.
Que malo es estar sufiendo siempre por amor, pero que bonito es poder recordar esas sonrisas ¿no?
Yo recuerdo la tuya todos los días.
Un beso enormeeeee

Vulcano Lover ha detto...

Algún día llegará que no pase, tiempo al tiempo... Y con una persona con las ideas tan claras encuanto al amor y la vida como tú, no dudo que sucederá.
Mientras tanto, la vid ano deja de recordarnos que la imperfección es una realidad de la existencia, y que el deseo asimétrico se cuela por entre las grietas de los días azules. Alguien, de todas formas, que no se asoma con arrojo a la ventana de un deseo que cree que no comparte, que no se deja arrastras por la curiosidad del deseo ajeno... quizá no merezca horas de insomnio ni de vigilia... ¿no? Si se pudirea elegir...

Besos, guapo. Tqm

luigi ha detto...

Siempre lo he dicho Ekiots, lo de sufrir de amor... Y bueno, lo malo es cuando el otro no es ni hijo de puta, ni canalla, y todo forma de parte de una inconsciente confusion. Entonces es dificir salir del circulo, y muy dificil hacerlo sin perder al otro, por muy mal que uno lo este pasando.
Y yo la tuya Nat :D Yo voy andando que es mucho, a veces con la cabeza alta y otras agachandola un poco, siguiendo un camino de baldosas amarillas que alguien un dia construyo en el suelo, o las miguitas de pan que alguien me deja, para que no me pierda del todo... ¿tu tiras miguitas de pan? ¿verdad?
Volcan! Si se pudiera elegir todo seria más facil, lo he dicho siempre. Pero no se puede, asi que hay que seguir el camino. Ahora mismo no espero, ni busco, ¿o si? Intento disfrutar cada dia de lo que tengo y de lo que no. Ser feliz, que no es poco; pero es lo máximo que se le puede pedir a esta vida. Eso y gente como tu ;) ytbtqm

Pedro ha detto...

Sufrir por amor es bonito a veces y otras hasta necesario… para que nos demos cuenta de que seguimos vivos y respirando. Pero todo debe tener y tiene su límite y llegados a ese punto quizá lo mejor sea bajarse del caballo y azotarlo para que eche a correr y sea perseguido por el fantasma del falso amor que, engañado, creerá estar siguiéndonos a nosotros cd tan sólo corre en pos de una montura sin jinete. Quizá de ese modo nosotros podamos hacer un giro en nuestro camino y dirigirnos a otros lugares donde quizá, quizá encontraremos el amor verdadero.

Yo, como puedes ver, tampoco tengo nada claro.

No te rindas y disfruta cada momento.

Un beso.

Mart-ini ha detto...

¿Qué chorradas son esas que hablas?

El no ya lo tienes ¿por qué no intentarlo? Solo si se le pone ilusión a las cosas, se consigue algo.

Mira chaval (y perdona que te tutee); quizás no sea el amor de tu vida pero ¿y si estás perdiendo la amistad de tu vida?

Venga y hazle caso a Nat. Levántate, límpiate los pantalones y a salir corriendo a "dos patas". El amor nunca llama a la puerta, somos nosotros los que llamamos y probamos suerte.

Un abrazo, con tu permiso.

luigi ha detto...

Me gusta que no tengas nada claro Pedro. Es lo menos que se puede tener claro: tener claro que no tenemos nada claro. No me gusta la gente que lo sabe todo y que lo tiene todo claro. Creo que la estabilidad es un rollo. Bueno, no me rindo. Nunca lo he hecho y menos ahora que ando volando por ahi, más libre que otra cosa... ¡Un beso guapo!
Mart-ini... Es que yo me cansé de llamar a las puertas del amor y de que me diera con ellas en las narices. Creo que mejor me espero a que salga de casa para perseguirlo por la calle... jejeje. Me levanto. Siempre. Antes o despues, pero siempre. Y si no viene que no venga. Y yo a vivir, que son dos dias, aunque el segundo me gustaria levantarme al lado de alguien... Un beso sin permiso...

Antinoo Libre ha detto...

Durante años estuve viviendo esa realidad de la que hablas. Me entregaba inútilmente a quienes me ignoraban. A esos tipos que como no son nada cabrones pues es muy difícil dejar de quererlos... Y ellos lo saben en el fondo y se aprovechan.
Ahora me quiero un pokito más y he aprendido a mantener a raya el concepto de amor platónico, que está muy bien para las novelas del XIX.
En cuanto a esa idea de "amor verdadero" de la que habla Martini... no sé no sé, me da miedo idealizar estas cosas... que luego uno espera lo que no existe...
Bueno, un golpe de suerte siempre puede llegar... a mí me llegó... y espero tardar mucho tiempo en caerme de esta nube tormentosa ;)
besotes