lunedì, marzo 19, 2007

diferente

Sale de casa despistado, como todas las mañanas. Intentando recordar si lleva en la bandolera alguno de esos periódicos gratuitos para tirarlos al contenedor de papel, al azul, que está en la esquina. Va colocándose bien la chaqueta. Desde hace unos días está más guapo, se arregla más. Es como si supiera que lo observo, y parece arreglarse para mi. Va mirándose los bolsillos por si se le ha olvidado algo, bostezando por la manía esa que tiene de quedarse hasta tarde, cuando tiene que levantarse temprano para ir a trabajar. Hay días que lleva un botellín de cerveza en la mano, también para reciclarlo, en el contenedor de la esquina. Es ahí, al doblar la esquina cuando le pierdo la pista, y vuelve a desaparecer como cada mañana desde hace meses, desde que lo sigo; y pasa a formar parte de ese montón de gente que parecen hacer todos lo mismo, que parecen todos iguales, aun cuando yo se que él es diferente.

10 commenti:

Vulcano Lover ha detto...

Es muy sensible pararse a mirar a esa gente que nos roza en nuestra vida diaria, sin llegar a tocarnos. Intuir sus vidas a través de pequeños detalles y ser conscientes que su vida y la nuestra seguramente no van a encontrarse, tan sólo van a discurrir juntas... y sin embargo, sabemos que existimos.
besos, mi niño.

Mart-ini ha detto...

ummm... ecologista!

Un abrazo,con tu permiso.

Enis del mar ha detto...

Jo, que chulo lo has contado. parecía una peli.
¿Por qué es este chico interesante?
Cuenta, cuenta...

Ismael Álvarez ha detto...

Pasaba por aquí... de una manera DIFERENTE ;)

Besossss

ekiots ha detto...

y lo increible es que al final no podemos vivir sin ellos... nos acostumbramos a sus fugaces encuentros como si formaran parte importante de nuestra rutinaria vida..
bezos

Pedro ha detto...

Y si un día se produjese una de esas situaciones mágicas que hiciese que vuestros caminos no se separasen nunca más en esa esquina? Lo malo es que puede que cd el desconocido deje de serlo, quizá descubramos que no es tan diferente como nos parecía, que es como todos... o casi todos.

Besotes y sigue disfrutando de tu desconocido, todos hemos tenido alguno en algún momento.

Azul_oscuro ha detto...

uys uys uys como me suena esa descripción de ese personaje que al menos para mi no es tan desconocido como algunos creen...jo jo jo
Un beso hermoso
pd.que vaya faena que los contenedores estén en la otra esquina, nunca me acuerdo...jijiji

luigi ha detto...

Justo así... en paralelo... Una lastima que siempre vayan en paralelo, sin encontrarse... Aunque quien sabe si al encontrarse se produciria una decepcion. Besos a ti también VULCANO.
Ecologista siempre MART-INI. Desde el aceite frito a las botellas. Todo lo recicla. Un beso ;)
Creo que es interesante, no se porque. Y ni siquiere soy quien para decirlo ENIS. Un beso fuerte.
Pa diferente tu Isma. Wercome. Jejeje. Besos.
Me atreveria a decir EKIOTS que el momento más importante del dia. De esos por los que uno llega tarde, por los que uno sale antes, por los que uno hace chirivitas con los ojos... Bezo.
Es lo mismo que le decia a Vulcano, PEDRO. Seguramente será así. Al fin y al cabo, las personas son interesantes por dentro, por fuera pueden ser guapas y ponernos de mala manera, pero si por dentro no tienen nada, a mi más alla de la cama (u otros lugares) no me tiran.
AZUL, guapa! Alguien que se dio cuenta. Jejeje. En esa esquina van bien, al menos el de vidrio y el de papel... Los otros son un poco más coñazo. Pero son solo unos metros más. No nos pongamos flojos... jejeje.

David ha detto...

Vaya, veo que la obsesión por mirar a desconocidos que se repiten en nuestra vida diaria es más habitual de lo que creía...

Antinoo Libre ha detto...

Tanta gente interesante con la que nos gustaría cruzar nuestra vida...
Qué pena que haya tantas barreras para hacerlo, que no seamos más naturales y espontaneos...
Cuánto me gusta esa sensación de dejarse atrapar por una vida que está ahí al lado, sentir ese magnetismo... yo lo hago continuamente, miro a todos con estos ojos de "robinson urbano" en el metro de Madrid, por las calles, en los parques... y veo a tantos "diferentes"... lo confieso, a veces resulta agotador.