martedì, dicembre 16, 2008

refrescamientos

Esta mañana no lo he podido resistir, ha sido como una especie de impulso extraño, como si alguien me moviera en vez de moverme yo mismo. Cuando me iba a meter en la ducha, había empezado ya a sonar el ‘Gavilán o paloma’ de Pablo Abraira que últimamente me ha dado por poner cuando me ducho; pero de repente, como una especie de iluminación, me he ido a la estantería de los cedes y he buscado ese que no tiene carátula y que grabe hace unos años. Ese cede que me hace reír un poco en estas fechas que a veces se presentan tristes y ojerosas… y le da una visión distinta a algunas historias, a algunos pasajes de esa tradición de la anunciación, embarazo, parto o alumbramiento, adoraciones y huida a Egipto. Un cede que hace que me olvide un poco de las cosas que menos me gustan de estos días que se acercan…


2 commenti:

Mart-ini ha detto...

la verdad es que es muy buena!!

NaT ha detto...

Ayyyy mi sevillano favorito... ¡¡¡¡pero que guapo que estás!!!! qué bien te sienta eso del amor.
qué bonito abrazarte de nuevo después de tanto tiempo.
El próximo abrazo espero que sea en Sevilla.

MUACKSSSSSS