lunedì, febbraio 05, 2007

moribundo pero vivo

De Sevilla a Madrid en una tarde. Desde unas cervezas en Chamartín a otras en Casa Sierra y a otras en la cucha de un argentino en Lavapies como si fuera la ONU. De ‘la taberna de los Austrias’ al Café Barbieri y al Reina Sofía con abrazos. De Stop Madrid con música moderna a El Tesoro con una rubia impertinente. De The Paso a Me da igual con una música que no me pegaba en Madrid. De un desayuno casero con churros a uno en la calle con De Cibeles a Manuel Becerra pasando por O’Donell, con una canaria que se había quedado tirada. De Madrid a Sevilla en una noche, para trabajar a las dos horas, con calor y mal olor, pero con una música preciosa, una sonrisa tonta en la cara, de esas de ser feliz y muchas risas a cada rato recordando con Azul todo lo que hemos vivido tan frenéticamente y en tan pocas horas. Y con tanta gente…
Marga que nos acoge en su casa, aun cuando llegamos sin llaves y con las maletas a las tres de la mañana y la tenemos que llamar al móvil para que nos abra. Su casa acoge a tanta gente que sus compañeros le empiezan a parar los pies y las sabanas nunca terminan de secarse. Pero espero seguir siendo bienvenido.
David y Paco, que son de los mejores anfitriones que he tenido. En su casa se esta tan bien, que en vez de ir a La Latina, me quede por allí. Cafeses, teses, risas, besos, una siesta, pizzas, cervezas… Un abrazo cuando mas lo necesitas, y sentirte querido, que siempre sienta bien, tanto como querer. Y las carcajadas que pueden provocar los Peta Zetas, y esas conversaciones sobre sexo y pollas, que entran y salen sin sentido de nuestras bocas para sorprender un poco a propios y extraños.
Nat, que es capaz de convocar a catorce personas a cenar en un chino, y que casi nos termináramos todos esos platos, incluso los que no cabían en la mesa. Que junta a los de aquí, a los de allí y a los de más allá. Que me cuida de cerca y de lejos. Prometido aparecer por ahí también el año que viene por estas fechas. Inventemos una tradición.
Maria, que con Pili nos pasea en coche por las grandes avenidas, y nos lleva de Méndez Álvaro a Chamartín, a Chueca, a Manuel Becerra… Que poco la he visto esta vez, aunque es normal porque se esta quedando un poco transparente y guapísima.
Raúl, que se amoldo a mis planes, hasta el punto de beber cerveza cuando el no lo hace normalmente. Que vino desde un lugar algo lejos para verme poco tiempo. Gracias. Espero hablar pronto contigo.
Y además: Gabi, Carlos, Anita, Charina, Julio, Cristina, Federico, Bea, Claudia, un italiano, una chilena, Cristina y mil mas.

8 commenti:

margarita ha detto...

y fregar el suelo de la cocina , porque una loca playa ha puesto jabon de lavar a mano en el lavavajillas y se llenó todo el suelo de jabon , y el caldito que nos sentó tan bien y que podiamos no haber pagado ... y las costillas con patatas a las 11 de la mañana que se que te quedastes con ganas
Ah y lo mejor .. tu no tienes una radio en tu cuarto de baño?? ....

Besos

Vulcano Lover ha detto...
Questo commento è stato eliminato dall'autore.
Vulcano Lover ha detto...

No, no tengo una radio en mi cuarto de baño... es tan pequeño, es tan raro... Es azul, debe ser eso. Eso y que la radio del salón, al final, se oye tan bien en el salón como el baño.
Y ser anfitrión de gente tan especial no es difícil, porque lo más difícil, que es crear atmósfera, lo ponéis vosotros... Lo que no sé es cómo no venís más... Madrid sólo es loca y especial porque todos esos seres especiales que sois vosotros no hacen más que venir a vernos y a aventurarse al surrealismo integrado de esta ciudad...
Me encantó nuestro paseo por Lavapiés, que es que siempre pensé que era el barrio que más te pegaba de MAdrid, así que lo pasé muy vien comentando cositas los dos por esas cuestas. Y la luz del barbieri, desagradable primero, preciosa después. Y la noche de locura y besos (ups) furtivillos. Pero lo pasé bien, guapo, si es que quererte y abrazarte no es nada difícil... Siento las babas que se me cayeron en tu jersey en esa siesta... Como diría Drexler, cuatro casidesconocidos duermen siesta en ático amarillo de un barrio indeterminado de Madrid... Y sueñan todos con petazetas... y con algo que algunos, a veces, también llaman felicidad.

Besos y cuídate, mi niño.

Palito...* ha detto...

Hola!!!me llamo Paloma y he visto tu blog de casualidad...y me ha encantado!!!
Seguire visitandolo de vez en cuando,me encanta leer lo que escriben los demas.
un beso!!

belga_seg ha detto...

no me despedí de ti :( jo!! Muchas gracias por el ratito que me hicistéis pasar... con gente como vosotros es fácil no querer volver a los apuntes... pero me entró el agobio y... qué mal lo llevooo!!
un besote!

Pedro ha detto...

Qué bien! Qué envidia! Qué ganas de Madrid!

Antinoo Libre ha detto...

Me alegra que te sintieras tan bien en casa! Y que hayáis vivido tantos momentos especiales! A ver si repetís más veces!
Besos

Azul_oscuro ha detto...

Que genial finde...por muchos mas como este!!que ya sabes..que yo contigo al fin del mundo!
Muchos bezoz