domenica, dicembre 10, 2006

solo un sueño

Me senté en aquel chiringuito y no sabía que un chico como tu se iba a acercar a saludarme. No recordaba de que te conocía, pero tú, con la sonrisa amplia, la espalda ancha y el pelo rubio me devolviste al sitio donde nos presentaron. Miguel. Si, ya recordaba de que te conocía. Empezamos a hablar, nos dimos los teléfonos. Al poco tiempo me llamaron al móvil y abandone nuestra conversación. Al volver ya no estabas. En un momento en que te perdí de vista, te fuiste, y me quede solo, con un gusto amargo en la boca.
Sin poder sacarte de mi cabeza y sin tu número que debía haberse borrado, a los pocos días volví a aquel chiringuito; por si te encontraba de nuevo, pero no había rastro de ti. Fue por eso que me decidí a llamar a la persona que nos presento, y a pedirle tu número de teléfono. Pero no me dio tiempo a marcar, porque cuando colgué, recibí otra llamada inesperada, me llamabas tú. Y como la otra vez, empezamos a hablar, de todo un poco Miguel. Te conté lo que acababa de hacer y tú pensaste mal y me sorprendí riendo como algunos días antes. Pero de nuevo algo nos hizo cortar, nos hizo abandonar la conversación, y me impidió retomarla.
Eso mismo sucedió algunos veces más, como si el destino solo nos quisiera de forma intermitente; regalándonos momentos de felicidad de muy corta duración. Para una vez que encontraba a alguien que de verdad merecía la pena, que se interesaba por mi en serio, todo giraba en contra.
Fue ahí cuando me di cuenta, cuando me desperté para irremediablemente ser consciente de que todo había sido un sueño. De que ese es el único lugar en el que pareces existir. Y para darme cuenta a la vez de que algo dentro de mí parecía estar cambiando, porque pensando un poco me percate de que cada una de esas veces que no habíamos podido seguir me había despertado, como si hubiese ido inconscientemente cortando mi sueño, para ir poco a poco aterrizando, pisando el firme suelo.

8 commenti:

Pipistrellina ha detto...

Ya sabes mi comentario, parece escrito por... B-) (ahora se me ha ido la olla porque acabas de decir lo de Gracia)

Me teneis mareá los dos hoy con tantos insultos... Si en el fondo os quereis!!!!!!

Sal de tu cuarto y vente pa acá!! :P

Pedro ha detto...

seguro que un día os encontráis en ese chiringuito del sueño o en otra parte y os presentan y os decís, sí, ya nos conocemos.

Va a ser super bonito, nen. Ya verás.

Un beso.

P.D. Pincohet se ha muerto, por fin. Uno menos sacándote de quicio. :P

luigi ha detto...

Pipiiiii... lo mismo es que soy la nueva Corin Tellado, peor en gay. Como me forre vendiendo novelas doble rosa no te voy a convidar a ná de ná. Jajaja. Y si, lo quiero mucho mucho, pero eso no quita que haya días que no pare de pelearme con él, aunque sea simplemente por el gusto de llevarle la contra. Jajaja. ¡Besos guapa!
¡Pedro! con vivir con los pies en el suelo me conformo hoy; mañana quien sabe. Espero que hayas pasado un buen puente y que te haya cundido. Mucha suerte, y a ver si hablamos pronto (yo te agregue, jejeje). Un beso fuerte

Pipistrellina ha detto...

Anda que no!! me pido ser tu representante... que pa eso la idea ha sido mía B-)
Jajajajaja! a mí me pasa lo mismo... pero también lo quiero mucho. Os quiero muchíiiiisimo a los dos

Un besazo lindo!!

mikgel ha detto...

¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.

Si es que los migueles somos irresistibles jajajaja

luigi ha detto...

Mikgelito... el problema es que ilusionarse es gratis, pero no siempre termina bien... ¡Besos guapo!
¿Y el Miguel de mi sueño no escribe?

Alessandro ha detto...

Mi chico también aparece siempre sólo en sueños, a veces me pregunto cuánto tardará en aparecer en la realidad, y si reamente aparecerá algún día.
Saludos.
A.

Enis del mar ha detto...

Me pierdo entre tanto Miguel.
Pero estoy de acuerdo en que los Migueles son irresistibles.
Y alguno casi un sueño...