mercoledì, agosto 03, 2005

Iría al bar, cruzaría la puerta y al llegar a la barra te diría hola, te pediría dos cervezas y mientras coges los vasos del congelador que esta al lado del tirador, te preguntaría que tal lo has pasado en tu viaje. Vería tu cara de sorpresa, y te diría porque lo se: lo se porque pregunté por ti el viernes. Y hablaría contigo algo más, no se que te diría, supongo que lo que surgiera de mi mente, si es que no se ha quedado en blanco cuando te he visto. Lo diría todo mirándote a los ojos, fijamente; aunque más bien mi mirada te devoraría, llena de lascivia. Y cuando te volvieras a la parte de la barra donde estas siempre, te miraría por detrás, de la cabeza a los pies. Me tomaría otra cerveza, y algunas más. Hasta que cerrarais. Entonces te preguntaría donde vais. Y terminaría en la misma discoteca donde me parece que termináis siempre, y hablaría contigo más y más. Y te invitaría a una copa (espero que no se me olvide llevar bastante dinero). Y esperaría que tu mirada me dijera que quieres, y me esperaría a que dijeras que te vas. Entonces te diría que te acerco a tu casa, o que si quieres podemos ir a la mía. Y donde sea que vayamos, al montarnos en el coche me besarías; y acariciaría la sombra de tu cara; y buscaría tus manos… Y al llegar, a tu casa o a la mía, te besaría más. Y poco a poco nos iríamos desnudando, y poco a poco iría pasando lo que te imaginas, lo común en estas situaciones, hasta terminar rodando desnudos por el suelo como dos sordomudos. Después dormiríamos, uno al lado del otro, hasta el amanecer, a no ser que sea ya de día; entonces dormiríamos hasta que nos despertaríamos. Seguramente yo lo haría antes, y te miraría en silencio, sin creer lo que me ha pasado, sin creer que la persona que duerme a mi lado es real. Y tu abrirías poco a poco los ojos y juntos, empezaríamos el juego de nuevo…
Y entonces volvería a la realidad, y me daría cuenta de que no soy capaz, de que no tengo los suficientes cojones para decirte nada por miedo, por el eterno miedo a que me digan que no…

17 commenti:

luigi ha detto...

Más o menos: alea jacta est...

enric ha detto...

Qué manía teneis con que os van a decir que no, cojones. A los que nos dicen que no nos dicen no. Y punto. A vosotros no os lo dicen. ¡A por ello!.

Mmm... por cierto, acabo de decir que siempre me dicen No. ¿Veis?. Y no me he muerto ;)

mikgel ha detto...

vale, ya ha salido, está bien, mejorado incluso. Sueños de madrugada, camareros buenorros. Vida que se escapa por las cloacas de la soledad.

luigi ha detto...

Este post es el que se debería llamar entre la realidad y el deseo...

Javiario ha detto...

A ver, no te conozco, pero voy a intentar dar mi opinión... espero que no te moleste... voy a opinar sin condón...

¿qué es un no?... un nó no es nada.

¿y qué es no decirle nada?... pues sigue siendo nada.

Conclusión... estás en la nada más absoluta.

:P ¿y a qué te lleva esto?... a nada.

Entonces... ¿porqué no hacer algo?
¿qué puede pasar? no puede dejar de servirte copas, es su trabajo.

Si haces algo hazlo con dignidad (no te arrastres, que seguro que vales mucho)

valentina ha detto...

El "no",ya lo tienes..¿que arriegas con preguntar?quizás te sorprendas..y recibas un si.
Besitos.

Alfredo ha detto...

Me sumo a las sabias opiniones aquí expresadas. Ánimo y a por el camarero. Y si dice que no, pues no pasa ná de ná.

El Castigador ha detto...

Y si te dijeran q si? Mira, si algo me ha enseñado lo del argentino y toda la poca experiencia sentimental q tengo es q hay q arriesgarse. Ante el riesgo pueden pasar dos cosas: tener exito o fracasar. El no ya lo tienes, pero ¿y si te dicen que si?

Que jamás te preguntes el "Y si" por haber dejado de hacer algo. Eso es lo mas triste del mundo.

Animo y al toro.

Un besazo

Alessandro ha detto...

Yo he pensado mucho en esto durante mi último viaje a Londres, y me he convencido de que tengo que lanzarme mucho más, que siempre merece la pena intentarlo, acercarse a quien nos gusta, hablar, decir algo, intentar conocer, intentar decir lo que queremos decir. Yo soy cortadísimo y por eso nunca me atrevo, pero me ha dicho un amigo que si uno no se atreve siquiera ya ha perdido. Creo que tiene razón, mi amigo que es inglés dice "Life is too short". Ya sabes luigi, hay que sacar los cojones, yo quiero intentarlo, inténtaolo tú también y ya nos contamos qué tal.

luigi ha detto...

Muchas gracias a todos por vuestros consejos. Decididamente si, lo haré... Me lanzare al rio, y a ver si nado o me tengo que conformar con buecear...
Un besazo muy fuerte para cada uno

Javiario ha detto...

Eso... y si te dice que no le dices que era una apuesta que te habías echado con un amigo y que por su culpa la vas a perder....

Coño... me leo y me doy miedo a mi mismo
jajajaja

luigi ha detto...

Pues en realidad un toque de apuesta tiene, pero no llega a serlo... ¿Porque te da miedo leerte? Si lo que dices no es nada malo...

Javiario ha detto...

nada, nada... recuerdos
:P

Anonimo ha detto...

Con el susurro de esas palabras, nadie se niega...nadie!;)
Eneko

Mirador ha detto...

Mira Luigi, ¿por qué temer tanto al "no" cuando tenemos que estar inmunizados de tantos "no" que nos decimos a nosotros mismos? Lo que nos debería preocupar es que nos digan "si", que no tenemos costumbre, jajaja.
Yo creo, por propia experiencia, que lo que nos horroriza de verdad, es quedar al descubierto y con el corazón al aire (limpio o con cicatrices, como en el relato de Hazel) y el posterior ¿qué pensará? si la cosa no sale bien; esto último supone simplemente un cambio de bar...
No conozco la historia y si te ha dado unos indicios mínimos para lanzarte, si es así... adelante, solo puedes ganar.
Un besote niño.

Eris ha detto...

Que facil parece cuando te lo dicen los demás verdad? lo siento, no quiero ser yo la que venga a desanimarte pero es que yo soy de las del bando cobarde (sí, cobarde, llamemos a las cosas por su nombre) de las del miedo al no, y bueno, ya lo has podido ver en mi blog, el miedo y yo hemos aprendido a convivir, yo renuncio a muchos sueños y el no me asfixia demasiado, sé que algun día me me tendré que revelar pero el día que eso pase.... bueno, el sol saldrá dos veces...

Vale, como he dicho no quiero desanimarte y aunque sé que es dificil no es mentira que el no ya lo tienes, y que pensar en el pudo y no fue tambien es bastante jodido...

Gracias por tu visita, me gustó visitarte, repetiré :D

Javiario ha detto...

ummmm, somos nosotros los que tendemos a que las cosas, decisiones, problemás, etc. sean difíciles.
Si no le diesemos tantas vueltas al coco, que no sirve para nada, e hiciesemos lo que de verdad se nos apetece hacer veríamos que todo es más fácil de lo que creemos.

También habría que tener en cuenta que la mayoría de las veces ese miedo, en realidad, es miedo a que tengamos éxito... a que nos digan que sí en vez de no. ¿A qué es debido el miedo al éxito? pues a creer que no nos lo merecemos, que no somos dignos, etc.

Eris, no renuncies a tus sueños. Muchas veces queremos que las cosas nos caigan del cielo, y no es así. ¿crees que has hecho todo lo que podías hacer para cumplir tus sueños?