giovedì, luglio 05, 2007

cuento para V.

Érase una vez que se era un corazón que se había parado hacia tiempo, tal vez cansado del largo bregar, tal vez por esa manía de su dueño de forzarlo siempre contra quien no debía. Aun parado, el corazón guardaba el calor provocado por los latidos y por la sangre que un día bombeo. Por eso aun no había sido sustituido por otro, y seguía con sus mataduras, con sus cicatrices, con sus golpes, encerrado en aquella jaula de huesos.
Un día, paseando por un infinito reducto de cristal, donde todo lo bueno y todo lo malo tienen cabida, los ojos vieron una figura alta acercarse. Las piernas se pararon, el cuerpo entero petrificado, las retinas captando al otro ser, que se iba haciendo más nítido conforme la distancia entre ambos disminuía.
Observaron los ojos entonces una cara con ojos oscuros y barba. Se dibujaron sus ropas: una camiseta de rayas, un pantalón corto y unas chanclas sacadas de algún rincón de la infancia. Y dos objetos en sus manos, que resultaron ser una pluma y un cuaderno.Cuando estuvo tan cerca que sentía su aliento sobre la cara y lo entrecortado de su respiración, levanto la mano en la que tenia la estilográfica, y con un roce seco y certero, abrió en dos el pecho que guardaba el corazón mustio. Soltó la pluma y metió la mano manchada por la tinta de mil cartas en aquel hueco templado. Al solo roce de sus dedos, el corazón comenzó de nuevo a latir, con una nueva música, con un nuevo compás, con el compás de quien le había dado de nuevo vida.

10 commenti:

Vulcano Lover ha detto...

y es que a muchos nos despierta la palabra, y la tinta viva nos revive el corazón. Porque del corazón nacen las palabras. Y cuando son bellas como las tuyas... es imposible no enamorarse.

Besos

Argax ha detto...

Gracias.

Con estas manos manchadas de tinta que después de tu cuento jamás volveré a lavar.
Eternamente vestido de rayas, caminando con las chanchas infantiles por este hoy demasiado adulto, ocultando tras la barba esta boca que te susurra.

Gracias.

Tenerte, no poder evitar mirar las esquinas una vez las has doblado; desearte, asir con furia las sábanas impregnadas de tu forma y olor; Dibujarte, en ese principio cercano a una fábula en la que todo es posible, en este cuento en el que caperucita es capaz de ignorar toda una manada de lobos.

Tuyo V.

Mart-ini ha detto...

Ains, el amor...

V. debe de estar babeando... y tú enamoradísimo, claro...

En fin, ya sabes que eres "mi niño preferido"... así que guárdame un rinconcito ¿vale?

Besos ibuprofenados!!

Postdata: que coste que yo te lo dije ¿eh?

David ha detto...

Me alegro mucho de que tu corazón lata con tanta fuerza... no pierdas nunca el truco de hacer andar el mecanismo.

NaT ha detto...

A veces no hacen ni falta palabras, aunque las tuyas hayan sido preciosas, Ese corazón tuyo... ya sabes todo lo que alberga y todo lo que estaba esperando para dar. Me alegro de que hayas encontrado a ese alguien a quien dar. Ahora sólo me falta ver tu sonrisa, que parece que no, pero se te echa de menos mi sevillano guapo.
Un besote con todo el cariño

mikgel ha detto...

De repente, sin saber muy bien por qué vuelvo a tener blog.

Antinoo Libre ha detto...

Qué bien que el corazón vuelva a laitir!
Y seguro que intensamente!
Cuánto me alegro!
besos ;)

NaT ha detto...

No deberías actualizar en algún momento
¡¡esto del amor!!!
no puede ser...
jajajaja

Un beso bien grande, bien feliz si tú aún sigues feliz

NaT ha detto...

Niñoooooo, deja que Azul te convenzaaaaaaa, jooooooooooooo y vente a Madrid para el 20 que antes no estoy, ando en el pueblo y quiero verte y achucharte y que me cuentes todo lo feliz que eres y más.

Un beso de los grandesssssss y enormesssss

NaT ha detto...

Niñoooooo, deja que Azul te convenzaaaaaaa, jooooooooooooo y vente a Madrid para el 20 que antes no estoy, ando en el pueblo y quiero verte y achucharte y que me cuentes todo lo feliz que eres y más.

Un beso de los grandesssssss y enormesssss