giovedì, settembre 14, 2006

compartir compartiendo

No es necesario que llames para entrar. Te lo he dicho tantas veces. Pasa, anda, que no me molestas lo mas mínimo, al revés, me gusta tu compañía, tenerte aquí.
No hace falta que llames, te he dicho una y mil veces que puedes entrar sin necesidad de dar esos horribles golpecitos en la puerta. Hay confianza. Puedes coger lo que necesites de mi armario de la cocina, y puedes usar mi colonia siempre que te apetezca. La ropa interior, no es que te vaya especialmente bien, pero si hay algún imprevisto, sabes que esta en el primer cajón del armario: calcetines, siempre oscuros; los calzoncillos, y las camisetas viejas que uso para estar por casa. En los bolsillos de mis pantalones o en el hueco del sofá, puedes encontrar algo de dinero si es que te hace falta, y no me pillas en casa. De la cena, de la limpieza y del resto de tareas domesticas, me encargo yo, tu no tienes que preocuparte nada más que de tirar la basura el día que a mi se me pase, pero si no lo haces tampoco pasa nada. En el lado derecho de mi pecho, esta el corazón, sabes que es tuyo, si no lo usas, si no lo coges es porque no quieres, pero sabes que esta ahí.

11 commenti:

NaT ha detto...

Yo quisiera robarte ese corazón, pero sé que lo guardas para alguien muy especial... si él no sabe apreciarlo, si él no quiere quedarse con el, no sabe que se está perdiendo uno de los mejores corazones, con una sensibilidad increíble, con un cariño que no le cabe de lo grande que es, con tantas y tantas cosas buenas que ofrecer, que se esta perdiendo un mundo increible.

Quizá es que tenga miedo de que algo tan inmenso, sea sólo para él.

Un beso mi niño guapo.
Si él sigue rechazándolo después de haberselo ofrecido en bandeja, espero que a mi me des un pedacito, que lo guardaré con todo el amor del mundo, el mismo que te tengo.

Un beso tan grande como tu

Jose ha detto...

Hola bonito!

He leído el comentario que le dejaste a Patriice pa mí. Muchas gracias nene! Bueno, sólo te digo que estoy a punto de volver por estos malos barrios y que espero que cd lo haga tengas tiempo de dedicarme algunos latidos y algunas ojeadas a mis torpes palabras.

Besos.

jose ha detto...

www.caminosblancos.blogspot.com

Azul_oscuro ha detto...

Ni me pongo tus calconcillos,ni hago las tareas domésticas...pero me pongo tus camisetas viejas,abro el frigo con descaro y me acomodo en un rinconcito de tu pecho,ya con posición preferente.Compartimos almuerzos,sofá,vasos,coca-colas,guisos...todo lo que podemos.

Y...quien no se de cuenta de lo que se pierde,ya sabes...que tu espacio es tan inmenso y especial que está reservado,para,por supuesto,gente inteligente...

Pasemos página...y empieza a regalar a quien lo quiera.
te quiero muuuchooo.

luigi ha detto...

Que conste, que aunque no lo parezca, este texto es simplemente eso, un texto sin más ni menos. No tiene nada que ver con lo pasado, aunque es algo de lo que evidentemente emana.
Teneis todos un rinconcito, en mi corazon, desde antes de que se lo ofreciera. Y lo sabeis.

Ismael Álvarez ha detto...

HOlas mi niño, aquí el isma para mandarte un besazo enorme y decirte que si no quiere tu corazón, alguien mejor vendrá y lo querrá... y si no, siempre estamos nosotros, tuas amigüitios!. Besos enorme!

Ismael Álvarez ha detto...

Los textos son eso, textos, pero siempre guardan algo que queremos expresar... ;)

alvaro ha detto...

gracias, que pena vivir tan lejos...
un abrazo.

Aquiles ha detto...

qué maravilla de texto... qué final...
la sinceridad es el mayor don de un escritor
sigue así

Enis del mar ha detto...

Este post me resulta toda una declaración de amor. De ese amor del que tienes tanto para dar. Algún día encontrarás quien entrará sin llamar, para estar contigo, junto a ti, como en casa, compartiendo las tareas del hogar, con confianza para andar entre tu ropa, tus cosas... acogido en tu pecho, en tu corazón, siempre dispuesto a hacer uso de él.
Te lo deseo.
Besos.

mikgel ha detto...

será marciano el tío, no tiene el corazón escorado a la derecha... y qué es eso de que limpias tú, nada de nada, tú le das sexo y él que planche por lo menos. Qué burraco soy con lo bonito que es lo que dices y el comentario que te hago. Besos.